Blog

El Blog de O2 Aventura

Vuelven los Team Building presenciales

efecto mariposa

Por primera vez en 1 año y medio, las actividades Team Building presenciales comen terreno a las virtuales. Las empresas siguen invirtiendo en capital humano a través de estas herramientas tan poderosas.

O2, empresa especializada en Actividades Team Building, ha experimentado una espectacular escalada en las confirmaciones de grupos de empresa que buscan actividades team building presenciales.

Según su Director Adrián Tapia: “Las actividades Virtuales seguirán siendo una manera de conectar equipos en la distancia, pero jamás podrán sustituir la enorme fuerza y energía que se genera en las presenciales”.

Lo presencial regresa con fuerza. Por supuesto con protocolos COVID implementados para garantizar la seguridad de todos, pero con la ilusión de volver a generar sinergias entre los participantes, que acuden ahora con más predisposición que nunca a reforzar lazos y estrechar la relación con la empresa.

El tamaño de los grupos va aumentando de forma paulatina y las actividades contratadas son muy variadas, todas ellas con un denominador común: volver a vernos, a encontrarnos, y a disfrutar de la compañía a través de dinámicas originales, atractivas y que fomentan los valores y mensajes de la empresa.

La ilusión del Team Building presencial

A diferencia de los eventos virtuales de trabajo en equipo, que se desarrollan íntegramente online, a través de una conexión en Internet, las actividades presenciales tienen lugar cuando todos los asistentes están de forma presencial en un mismo lugar. Suelen desarrollarse en grandes espacios, donde los participantes realizan actividades físicas u otros ejercicios que requieren interacción inmediata y cara a cara.

Ventajas del Team building presencial

Las principales ventajas de las actividades de equipo cara a cara son las siguientes: 

  • Facilita la vinculación de los empleados que valoran la interacción cara a cara
  • Facilita la detección del lenguaje corporal y las señales sociales
  • Permite al gerente valorar mejor el comportamiento de cada participante
  • Ayuda a que los participantes se sientan más comprometidos personalmente
  • Contribuye a mantener la atención de los participantes mucho más que en el caso de las actividades desarrolladas en un evento virtual

¿Cómo organizar actividades Team Building presenciales en una empresa?

Las actividades para empresas suelen ser divertidas, deportivas o recreativas y su objetivo es fomentar el espíritu de trabajo en grupo, construir relaciones y mejorar la comunicación y el ambiente en el trabajo. Estas actividades pueden organizarse en cualquier entorno, en interior, al aire libre, dentro del país e incluso en el extranjero.

También pueden organizarse actividades para empresas en el mar, la montaña, en una estación de esquí, en un paraje en plena naturaleza o, incluso, en la ciudad.

Independientemente del tipo de actividad programada, siempre es aconsejable contar con el asesoramiento de empresas especializadas en la organización de actividades en grupo, como o2aventura, que resuelvan todos los detalles necesarios para que las actividades en grupo sean todo un éxito. 

Si quieres ahorrar tiempo y dinero, lo más adecuado es contratar un planificador de eventos profesional.

¿Cómo ser un buen líder?

Un buen líder es alguien que sabe gestionar eficazmente su equipo. El líder tiene un carisma y cualidades que animan a los demás a escucharlo y seguirlo, a buscar su consejo y aprobación.

Ser líder no es un cargo, es un comportamiento, una actitud.

Para convertirte en un buen líder es necesario que tengas una visión a largo plazo, que sepas cuáles son tus objetivos y los mantengas pase lo que pase. Además, como líder tendrás que afrontar decisiones difíciles cuando sea necesario y asumir tus responsabilidades en caso de error. Si quieres ser un buen líder tendrás que fomentar tu capacidad para comunicarte con los demás, para saber escuchar y negociar para resolver los conflictos.

Si quieres que tus empleados se involucren en tu proyecto, es necesario que los motives, que delegues en ellos, que les confíes responsabilidades y que les agradezcas sus logros. Un líder es alguien que sabe trazar el rumbo a seguir mientras que se asegura el apoyo de sus colaboradores. 

¿Por qué es importante motivar a tu equipo de trabajo?

Los empleados motivados son un elemento esencial para conseguir el éxito de una empresa. 

Además, los empleados motivados son mucho más productivos y contribuyen a mejorar el trabajo diario y a afrontar sus tareas con creatividad e innovación. Si mantienes motivado a tu grupo de trabajo, conseguirás que participe de forma activa en los objetivos marcados por tu empresa y lograrás que estos se cumplan con más facilidad.

¿Cómo motivar a tu equipo de trabajo?

Cuanto más motivado esté un grupo de trabajo, mejores serán sus resultados. La motivación contribuye a aumentar el rendimiento y permite a los empleados superarse a sí mismos cada día. 

Las actividades para empresas ayudan a fomentar la confianza del personal a través de diversas actividades: juegos de obstáculos o desafíos, retos para hablar en público o eventos de otro tipo que permiten desarrollar el potencial del personal y aumentar la comunicación entre los diversos miembros de un equipo. Estas actividades y dinámicas de grupo también se utilizan para conocer mejor a cada persona y facilitar la comunicación y colaboración.

La motivación de un equipo también depende de la atención particular que el gerente preste a cada miembro. Hay varias formas de prestar atención a un empleado. Por ejemplo, teniendo un detalle especial con él en su cumpleaños o haciéndole una felicitación especial en los momentos decisivos de su vida personal. Los obsequios personalizados son una buena idea.

Lo importante es que la persona se sienta valorada y querida en su entorno profesional.

Además, también es importante pasar tiempo con los miembros del equipo organizando alguna comida o reunión algunos días del mes. También es una buena idea prestar atención a los problemas extraprofesionales de los empleados y ayudarlos en el caso de que estén sufriendo alguna dificultad.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que no todos los empleados son iguales ni tienen la misma personalidad ni necesidades idénticas. Un buen jefe de equipo tiene que saber apreciar estas diferencias y actuar del modo más adecuado con cada empleado. Esto hará que cada miembro del equipo se sienta suficientemente protegido y motivado.

La motivación puede fomentarse con la alegría de conseguir una meta. Una de las técnicas para aumentar la motivación consiste en crear competencia entre los miembros del equipo. La competencia debe ser sana y estar debidamente canalizada por el gerente para no llevar a consecuencias negativas.

El principio de la competencia consiste en encargar las tareas a los miembros del equipo introduciendo una recompensa a los mejores. En un equipo de ventas, la competencia se puede crear con la fórmula «El primer vendedor en alcanzar la marca de X euros en facturación gana y como recompensa». El premio debe ser lo suficientemente relevante para que los competidores se tomen el desafío en serio. Pero tampoco puede ser demasiado grande, para evitar que la competición se suba a la cabeza de los participantes vencedores.

Por otro lado, el gerente debe acostumbrarse a felicitar a sus empleados cada vez que logran alcanzar una meta. Esto aumenta su confianza y los motiva a trabajar mejor. Cuando la tarea está mal hecha, debe enfatizar los puntos buenos del trabajo antes de comentar los errores cometidos. De esta manera, el empleado se siente más seguro y está dispuesto a cambiar y corregir los errores que tenga en su trabajo.

Crear una relación de trabajo basada en la confianza, la responsabilidad, la comunicación y las relaciones sociales son un objetivo que debe de tener todo directivo y jefe de equipo.

¿Por qué hacer dinámicas de trabajo en equipo?

Una dinámica es un movimiento interno que anima y hace evolucionar. La dinámica del equipo tiene como objetivo animar al equipo para cambiar una situación existente (evolucionar).

Un grupo de trabajo debe apuntar a un objetivo común a la vez que se combina con la estructura específica de la organización interna de la empresa. La dinámica de grupo requiere renunciar a los deseos personales. El ego debe ceder el paso al bien colectivo. Por lo tanto, los individuos deben adoptar un objetivo común y cimentar sus interacciones con una relación de confianza.

Cuando se instala la dinámica de equipo, es posible llegar mucho más lejos de lo que se llegaría si todos actuaran a nivel individual. El sentimiento de cohesión se traduce en un proyecto común: mostrar asertividad y tener el sentimiento de pertenencia a un equipo es una fortaleza que contribuye a la capacidad de trabajar juntos. La creación de un grupo de trabajo no es casual: la complementariedad es fundamental, así como un excelente espíritu de equipo.

Una visión compartida, un trabajo colaborativo y un equipo unido son elementos esenciales de los valores de la empresa y permiten construir un equipo con una buena dinámica de grupo. Un buen jefe de equipo fomenta la unión y el trabajo en equipo.

Los líderes entienden la importancia del bienestar de sus empleados en su contribución a la dinámica de grupo y saben que un buen trabajo en equipo conduce al éxito de la empresa.

Para fomentar la dinámica del trabajo en equipo es necesario desarrollar la confianza mutua entre los empleados. La eficiencia colectiva se basa en un clima de trabajo donde reina la confianza, que es la base de unas relaciones saludables y equilibradas. Es de capital importancia, especialmente dentro del equipo de ventas donde la asistencia mutua es esencial para alcanzar los objetivos. Además, el gerente debe comprender el rol de su departamento entre todas las actividades, pero también conocer a cada empleado personalmente.

Por otra parte, la cohesión humana se crea cuando se establecen fuertes vínculos. Es necesario conocer a cada empleado, con su rol y personalidad. En función de esto, será más fácil asignarle la tarea en la que se desenvuelve mejor. A largo plazo, esto permite maximizar los recursos humanos y optimizar la rentabilidad en el tiempo durante la gestión de proyectos.

Uno de los errores más comunes en los gerentes o jefes de equipo consiste en no saber comunicarse correctamente. El diálogo es la clave de una buena comunicación. Para ello, una persona (el directivo) debe fijarse un objetivo usual (comunicar mejor), motivar y unir a su equipo.

Una de las funciones que desempeñan los directivos consiste en fomentar el sentimiento de pertenencia y la cohesión del grupo. Dirigir un grupo de trabajo consiste en garantizar el compromiso de todos, responder preguntas, atender dudas y permitir que los empleados se expresen libremente. 

El compromiso ayuda a lograr un objetivo común y mejora la productividad. Cuantos más equipos de trabajo estén en el centro de las decisiones y acciones, mejor participarán en el trabajo que tienen que desempeñar.

Estar orientado a los resultados es fundamental en la dinámica de equipo. Para unirse y mantenerse motivado, un equipo debe establecer metas comunes. Las metas deben ser precisas y alcanzables.

Una de las formas más eficaces de unir al grupo consiste en realizar actividades para empresas fuera del entorno laboral. Esto permite ocultar la existencia de vínculo jerárquico de forma divertida. El fortalecimiento de la cohesión mejora la eficiencia del equipo en el desarrollo de su trabajo.

¿Por qué es importante saber trabajar en equipo?

La función de un gerente es garantizar que los objetivos de su empresa se consigan en el plazo previsto. Pero para conseguir esto es necesario fomentar el trabajo en grupo de los empleados.

El gerente de una empresa debe conseguir que cada miembro de su grupo trabaje de forma conjunta con el resto, y no de forma individual. Con el desarrollo de las empresas y el avance de la tecnología cada vez resulta más difícil saberlo todo. Todo el mundo está limitado por sus habilidades, por lo que es mucho más eficaz trabajar en grupo para conseguir alcanzar los objetivos.

La creación de los equipos de trabajo permite distribuir las tareas según las habilidades de cada uno de los colaboradores. Gracias a ello, cada empleado puede dedicarse plenamente a una tarea concreta, lo que permite al equipo ser más eficiente.

Por último, una de las ventajas del trabajo en grupo para el gerente de una empresa consiste en que puede recibir diversas opiniones sobre un proyecto determinado. Esto le permite tomar la mejor decisión. Por su parte, los miembros del equipo comparten ideas y esto favorece el intercambio de ideas dentro del equipo. 

Cuanto más se comunican los empleados entre sí, más fuertes son los lazos que se crean entre ellos. Es esta cohesión de equipo la que lleva a los empleados a cooperar para llevar a cabo el proyecto que se les encomienda. El trabajo en grupo también favorece el desarrollo de habilidades en el equipo. La capacidad de colaboración entre los empleados de una empresa es, de hecho, una necesidad esencial.

Diferencias entre el Team building presencial y el Team Building virtual

En las actividades para empresas de equipo presenciales (o Face to Face) los participantes conectan personalmente unos con otros. Esto les permite romper el hielo con más facilidad, conocerse mejor y descubrir intereses mutuos más rápidamente. 

Por el contrario, en las actividades para empresas de tipo virtual, es mucho más difícil detectar las señales del lenguaje corporal que, sin embargo, son completamente visibles durante una interacción personal. 

Además, las actividades virtuales necesitan contar con un dirigente activo que mantenga la atención de los participantes y que evite que se desconecten sin que el resto de la gente lo note. Por otra parte, las actividades en grupo virtuales requieren conocimientos técnicos de todos los participantes, lo que no es posible que se cumpla en todos los empleados de una empresa.

¿Cuándo utilizar actividades Team Building Virtual?

En determinadas ocasiones puede ser interesante para las empresas ofrecer actividades o dinámicas de grupo virtuales. Esta alternativa es interesante, principalmente, en los siguientes casos:

  • Para que pueda realizar la actividad cualquier empleado que disponga de conexión a Internet
  • En las actividades para empresas en las que se quiera dar mayor flexibilidad a la programación y permitir que cualquier persona inicie sesión al evento online a cualquier hora y en cualquier momento
  • En el supuesto de que la empresa quiera ofrecer a sus empleados más opciones de eventos para equipos disponibles desde cualquier lugar del mundo
  • Es una opción más rentable, puesto que no requiere viajar al lugar del evento
  • Permite ofrecer a los empleados acceso al contenido de un equipo de trabajo bajo demanda

Conclusión

El team building presencial presenta muchas ventajas, entre las que destacamos las siguientes:

  • Las reuniones cara a cara son cruciales para mejorar la relación entre los participantes porque generan mayor confianza que las reuniones online y fomentan mayor lealtad entre los participantes.
  • La comunicación cara a cara es importante para construir relaciones sólidas y a largo plazo.
  • La comunicación cara a cara entre los miembros de un equipo permite percibir mejor el lenguaje no verbal. El lenguaje corporal, las expresiones faciales, el contacto visual y el tono de voz son muy importantes para fomentar la comunicación y establecer vínculos con los miembros del equipo.

En definitiva, las actividades de empresa presenciales y bien organizadas son mucho más productivas que las actividades realizadas online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2022 ODOS Aventura. Todos los derechos reservados. -

Abrir chat
¿Te podemos ayudar?
o escanea el código
Hola! 😉
¿Necesitas más información para tu Team Building corporativo? Puedes escribirnos por aquí o por Email a info@o2aventura.com. ¡Te ayudaremos!